¿Para quién es el seguro de vida?

Pensar en un seguro de vida es ponerse en una situación en la que a nadie le gustaría estar. Es difícil pensar en nuestra propia mortalidad pero hay veces que es necesario por el bien de nuestra familia. Esa es precisamente la función de un seguro de vida: ocuparse de los seres queridos de la persona que lo contrató.

Coberturas del seguro de vida

La garantía principal de una póliza de Vida es cubrir el fallecimiento natural del asegurado, aunque es posible incluir otras muchas coberturas como:

Incapacidad permanente y absoluta. En caso de incapacidad absoluta se adelantará el pago del capital contratado al asegurado.

Incapacidad total y permanente (profesional), En este caso se adelantará el pago del capital contratado al asegurado.

Doble capital en caso de accidente: En caso de que el fallecimiento o la incapacidad se produzcan de manera accidental el asegurado recibirá el doble del capital asegurado en la garantía principal.

Triple capital en caso de accidente de circulación: En caso de que el fallecimiento o la incapacidad sean consecuencia de un accidente de circulación el asegurado recibirá el triple del capital asegurado en la garantía principal.

Enfermedad grave: La compañía procederá al pago del capital asegurado si se le diagnosticase una enfermedad específica.

Preguntas frecuentes sobre el seguro de vida

Pensar en un seguro de vida es ponerse en una situación en la que a nadie le gustaría estar. Es difícil pensar en nuestra propia mortalidad pero hay veces que es necesario por el bien de nuestra familia. Esa es precisamente la función de un seguro de vida: ocuparse de los seres queridos de la persona que lo contrató. A diferencia de otros seguros que protegen al asegurado, el seguro de vida protegerá los intereses y el futuro de sus más allegados. La misión de Ponce y Mugar, correduría de seguros, es proteger a nuestros clientes, por eso, esta semana os proponemos hacer una reflexión y la incómoda pregunta: ¿Necesito un seguro de vida?

El equilibrio económico de cada familia depende de diversas aportaciones. Por usar un modelo de familia estereotipada, es cómun que haya aportaciones de dos progenitores. Si alguno de ellos falta, el seguro de vida se encargará de que el sobreviviente pueda suplirlas de algún modo. El objetivo es mantener ese equilibrio económico.

Como ya hemos dicho antes, el equilibrio familiar es lo importante, y por ello nos tendremos que preguntar: ¿Podría mi familiar seguir adelante sin mi? Para contestar a esta pregunta, es necesario analizar algunas cuestiones:

  1. ¿Cuáles serán las necesidades futuras de mi familia? Para hacer un cálculo realista, hay que tener una referencia o un punto de partida. En Ponce y Mugar recomendamos calcular los gastos anuales de los últimos cinco años. También, hay que calcular las deudas que se quedarían pendientes: hipoteca, préstamos, etc.También podemos preveer futuros gastos que no estemos haciendo frente en el momento, pero que son precedibles, como por ejemplo los gastos universitarios del primero año de curso de nuestro hijo al año que viene.
  2. ¿Cuáles serán los ingresos de los que dispondrán si yo no estuviese? En este punto del análisis, hay que contar con las fuentes de ingresos que tenga la familia que sean independientes a las del asegurado. No hay que olvidar aquellos recursos que supongan una entrada excepcional de ingresos como por ejemplo el alquiler de un piso. Hay que sumar también las posibles prestaciones sociales que reciban: pensión viduedad u orfanadad, etc.
  3. ¿Son suficientes esos ingresos? Si no lo son la respuesta a la pregunta es clara: tú y tu familia necesitáis un seguro de vida. En caso de que sí lo sean, puede dormir tranquilo, porque el equilibrio se mantendrá.

La prima se calculará midiendo la probabilidad que tiene la persona asegurada de fallecer o de sobrevivir a una determinada edad. Esto se calcula teniendo en cuenta una serie de datos estadísticos. Por tanto, cuando mayor sea la probabilidad de fallecimiento, mayor será el precio del seguro. Es posible que algunas aseguradoras pidan evaluaciones adicionales como exámenes médicos o cuestionarios específicos.

Una de las cualidades que debe poseer toda correduría de seguros es la capacidad de análisis de las necesidades del asegurado. Esa capacidad viene de la experiencia y se alimenta del conocimiento sobre el abanico de productos al trabajar con multitud de aseguradoras. Se trata de escuchar las circunstancias de cada persona para identificar los principales riesgos para el y su familia. El seguro de vida es un producto que ofrece a nuestra familia tranquilidad y estabilidad. Por eso, el análisis que realiza Ponce y Mugar es exaustivo y profundo. Porque para Ponce y Mugar, tu seguridad y la de tu familia es lo más importante.

Estamos muy orgullosos de defender los derechos del consumidor por encima del interés de cualquier entidad. Nuestra labor consiste en escuchar para poder analizar en profundidad las circunstancias de cada cliente y establecer los riesgos a los que está expuesto. Garantizamos las transparencia en la contratación, ya que hablamos el idioma del cliente y ponemos sobre la mesa toda la información sobre el producto. Nuestro objetivo es proteger al asegurado, por eso le acompañamos en todo el proceso, desde que contrata hasta que llega el momento de hacer efectiva esa póliza. Estamos siempre con el asegurado y nuestro asesoramiento le servirá aunque sus necesidades cambien. Si tienes alguna pregunta, no dudes en contactar Ponce y Mugar.

Precio seguro de vida.

¿Para quién es el seguro de vida?

Pensar en un seguro de vida es ponerse en una situación en la que a nadie le gustaría estar. Es difícil pensar en nuestra propia mortalidad pero hay veces que es necesario por el bien de nuestra familia. Esa es precisamente la función de un seguro de vida: ocuparse de los seres queridos de la persona que lo contrató.

Coberturas del seguro de vida

La garantía principal de una póliza de Vida es cubrir el fallecimiento natural del asegurado, aunque es posible incluir otras muchas coberturas como:

Incapacidad permanente y absoluta. En caso de incapacidad absoluta se adelantará el pago del capital contratado al asegurado.

Incapacidad total y permanente (profesional), En este caso se adelantará el pago del capital contratado al asegurado.

Doble capital en caso de accidente: En caso de que el fallecimiento o la incapacidad se produzcan de manera accidental el asegurado recibirá el doble del capital asegurado en la garantía principal.

Triple capital en caso de accidente de circulación: En caso de que el fallecimiento o la incapacidad sean consecuencia de un accidente de circulación el asegurado recibirá el triple del capital asegurado en la garantía principal.

Enfermedad grave: La compañía procederá al pago del capital asegurado si se le diagnosticase una enfermedad específica.

Preguntas frecuentes sobre el seguro de vida

Pensar en un seguro de vida es ponerse en una situación en la que a nadie le gustaría estar. Es difícil pensar en nuestra propia mortalidad pero hay veces que es necesario por el bien de nuestra familia. Esa es precisamente la función de un seguro de vida: ocuparse de los seres queridos de la persona que lo contrató. A diferencia de otros seguros que protegen al asegurado, el seguro de vida protegerá los intereses y el futuro de sus más allegados. La misión de Ponce y Mugar, correduría de seguros, es proteger a nuestros clientes, por eso, esta semana os proponemos hacer una reflexión y la incómoda pregunta: ¿Necesito un seguro de vida?

El equilibrio económico de cada familia depende de diversas aportaciones. Por usar un modelo de familia estereotipada, es cómun que haya aportaciones de dos progenitores. Si alguno de ellos falta, el seguro de vida se encargará de que el sobreviviente pueda suplirlas de algún modo. El objetivo es mantener ese equilibrio económico.

Como ya hemos dicho antes, el equilibrio familiar es lo importante, y por ello nos tendremos que preguntar: ¿Podría mi familiar seguir adelante sin mi? Para contestar a esta pregunta, es necesario analizar algunas cuestiones:

  1. ¿Cuáles serán las necesidades futuras de mi familia? Para hacer un cálculo realista, hay que tener una referencia o un punto de partida. En Ponce y Mugar recomendamos calcular los gastos anuales de los últimos cinco años. También, hay que calcular las deudas que se quedarían pendientes: hipoteca, préstamos, etc.También podemos preveer futuros gastos que no estemos haciendo frente en el momento, pero que son precedibles, como por ejemplo los gastos universitarios del primero año de curso de nuestro hijo al año que viene.
  2. ¿Cuáles serán los ingresos de los que dispondrán si yo no estuviese? En este punto del análisis, hay que contar con las fuentes de ingresos que tenga la familia que sean independientes a las del asegurado. No hay que olvidar aquellos recursos que supongan una entrada excepcional de ingresos como por ejemplo el alquiler de un piso. Hay que sumar también las posibles prestaciones sociales que reciban: pensión viduedad u orfanadad, etc.
  3. ¿Son suficientes esos ingresos? Si no lo son la respuesta a la pregunta es clara: tú y tu familia necesitáis un seguro de vida. En caso de que sí lo sean, puede dormir tranquilo, porque el equilibrio se mantendrá.

La prima se calculará midiendo la probabilidad que tiene la persona asegurada de fallecer o de sobrevivir a una determinada edad. Esto se calcula teniendo en cuenta una serie de datos estadísticos. Por tanto, cuando mayor sea la probabilidad de fallecimiento, mayor será el precio del seguro. Es posible que algunas aseguradoras pidan evaluaciones adicionales como exámenes médicos o cuestionarios específicos.

Una de las cualidades que debe poseer toda correduría de seguros es la capacidad de análisis de las necesidades del asegurado. Esa capacidad viene de la experiencia y se alimenta del conocimiento sobre el abanico de productos al trabajar con multitud de aseguradoras. Se trata de escuchar las circunstancias de cada persona para identificar los principales riesgos para el y su familia. El seguro de vida es un producto que ofrece a nuestra familia tranquilidad y estabilidad. Por eso, el análisis que realiza Ponce y Mugar es exaustivo y profundo. Porque para Ponce y Mugar, tu seguridad y la de tu familia es lo más importante.

Estamos muy orgullosos de defender los derechos del consumidor por encima del interés de cualquier entidad. Nuestra labor consiste en escuchar para poder analizar en profundidad las circunstancias de cada cliente y establecer los riesgos a los que está expuesto. Garantizamos las transparencia en la contratación, ya que hablamos el idioma del cliente y ponemos sobre la mesa toda la información sobre el producto. Nuestro objetivo es proteger al asegurado, por eso le acompañamos en todo el proceso, desde que contrata hasta que llega el momento de hacer efectiva esa póliza. Estamos siempre con el asegurado y nuestro asesoramiento le servirá aunque sus necesidades cambien. Si tienes alguna pregunta, no dudes en contactar Ponce y Mugar.

Cerrar menú
Te atendemos de lunes a jueves de 8:30 a 18:00 y viernes de 8:30 a a 14:30
Enviar
×