Preguntas frecuentes sobre el seguro de coche

Para abordar esta pregunta, vamos a hacer primero un análisis de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor. La cuestión principal es que la ley hace referencia en todo momento a la titularidad del vehículo independientemente de su uso.: “Artículo 2. De la obligación de asegurarse.: 1. Todo propietario de vehículos a motor que tenga su estacionamiento habitual en España estará obligado a suscribir y mantener en vigor un contrato de seguro por cada vehículo de que sea titular, que cubra, hasta la cuantía de los límites del aseguramiento obligatorio, la responsabilidad civil a que se refiere el artículo 1”.

¿Tiene sentido esta obligatoriedad en coches parados? Hay que tener en cuenta que un vehículo requiere un mantenimiento y un seguro porque los accidentes no sólo ocurren cuando se encuentra circulando. Por ejemplo, un vehículo puede provocar un incendio por un fallo mecánico y causar daños a inmuebles o personas que se encuentre alrededor. Los siniestros, por tanto, se pueden producir de forma involuntaria con el vehículo parado.

Hay que indicar que existe una excepción a estos casos: la baja temporal y voluntaria del vehículo. Se trata de un trámite que hay que llevar a cabo en la oficina de Tráfico correspondiente. Este es el único caso que exime de la obligación de tener un seguro de coche. No obstante, también tiene un requisito: que el vehículo haya pasado la ITV (Inspección técnia de vehículos).

Está muy extendida la idea de que un seguro a todo riesgo es lo mejor para nuestro coche. ¿Sabemos exactamente qué ventajas y diferencias hay frente al seguro a terceros en el seguro coche?

La ventaja principal está en que este tipo de seguro de coche nos cubre frente a daños materiales propios sufridos a consecuencia de un siniestro. El resto de coberturas las podemos encontrar en seguros a terceros ampliados.

Cuando la reparación de los daños supera entre el 75% y el 100% del valor garantizado del coche es lo que denominamos siniestro total.

Sin embargo, no en todos los casos sale rentable este tipo de cobertura. Estos casos están directamente relacionados con el valor del coche en el momento del siniestro.

La decisión sobre contratar un seguro de coche a todo riesgo está en la relación entre el valor del coche y la prima a pagar y la indemnización que recibiremos. Desgraciadamente, los vehículos se deprecian aproximadamente entre un 15 y un 20%.

Si la prima es muy elevada, es muy posible que estés pagando más por el seguro que lo que recibirías en caso de siniestro total. Pongamos de ejemplo la depreciación del coche más vendido es España, el Seat Leon:

  • Valor de nuevo: 14.000€
  • Valor venal a los 6 años: 8.400€
  • Valor venal a los diez años: 2.000€

Nos tendremos que asegurar siempre que la prima es proporcional a la indemnización que recibiremos sobre todo teniendo en cuenta que sube a partir de los 10 años de antigüedad. Las razones sobre las que se apoyan las aseguradora son los datos que aporta la DGT: los vehículos que sufrieron accidentes con víctimas mortales durante el verano pasado tenían una media de 13 años de antigüedad.

Cuando la reparación de los daños supera entre el 75% y el 100% del valor garantizado del coche es lo que denominamos siniestro total.

La indemnización que se recibe en caso de siniestro total, depende directamente de dos factores: la antigüedad del vehículo y el valor de indemnización que se establece así:

Valor de nuevo: es el valor del coche nuevo que se paga al asegurado durante el primer y en algunos casos el segundo año. En caso de siniestro, pagarían al asegurado el valor de un coche de la misma marca y el mismo modelo y las mismas características.

Valor venal: una vez pasado el periodo de “valor de nuevo” el asegurado recibiría el valor del coche en el momento del siniestro. Lo que recibiría si el asegurado hubiese venido su coche a un concesionario en ese momento.

Valor de mercado: es el valor de compra del coche en el momento del accidente, sin tener en cuenta el estado del coche, sino únicamente su antigüedad. Este valor suele ser un poco superior al venal.

Valor de afección: se trata del resultado de sumar al valor venal entre un 20% y un 30%. Se aplica cuando existen diferencias de entre el 50% y el 100% entre el valor venal y el de reparación.

Las coberturas más comunes frente a daños propios son:

  • Daños por impactos con otros vehículos
  • Daños por impacto de objetos
  • Vuelcos, choques o caídas
  • Accidentes (cuyo origen no esté relacionado con defectos de fabricación)
  • Vandalismo
  • Incendio o explosión
  • Fenómenos naturales (bajo excepciones que dependen de cada seguro y cuando no corresponda al Consorcio de Compensación de Seguros que atiende los casos en los que no hay cobertura privada disponible)

Preguntas frecuentes sobre el seguro de vida

Pensar en un seguro de vida es ponerse en una situación en la que a nadie le gustaría estar. Es difícil pensar en nuestra propia mortalidad pero hay veces que es necesario por el bien de nuestra familia. Esa es precisamente la función de un seguro de vida: ocuparse de los seres queridos de la persona que lo contrató. A diferencia de otros seguros que protegen al asegurado, el seguro de vida protegerá los intereses y el futuro de sus más allegados. La misión de Ponce y Mugar, correduría de seguros, es proteger a nuestros clientes, por eso, esta semana os proponemos hacer una reflexión y la incómoda pregunta: ¿Necesito un seguro de vida?

El equilibrio económico de cada familia depende de diversas aportaciones. Por usar un modelo de familia estereotipada, es cómun que haya aportaciones de dos progenitores. Si alguno de ellos falta, el seguro de vida se encargará de que el sobreviviente pueda suplirlas de algún modo. El objetivo es mantener ese equilibrio económico.

Como ya hemos dicho antes, el equilibrio familiar es lo importante, y por ello nos tendremos que preguntar: ¿Podría mi familiar seguir adelante sin mi? Para contestar a esta pregunta, es necesario analizar algunas cuestiones:

  1. ¿Cuáles serán las necesidades futuras de mi familia? Para hacer un cálculo realista, hay que tener una referencia o un punto de partida. En Ponce y Mugar recomendamos calcular los gastos anuales de los últimos cinco años. También, hay que calcular las deudas que se quedarían pendientes: hipoteca, préstamos, etc.También podemos preveer futuros gastos que no estemos haciendo frente en el momento, pero que son precedibles, como por ejemplo los gastos universitarios del primero año de curso de nuestro hijo al año que viene.
  2. ¿Cuáles serán los ingresos de los que dispondrán si yo no estuviese? En este punto del análisis, hay que contar con las fuentes de ingresos que tenga la familia que sean independientes a las del asegurado. No hay que olvidar aquellos recursos que supongan una entrada excepcional de ingresos como por ejemplo el alquiler de un piso. Hay que sumar también las posibles prestaciones sociales que reciban: pensión viduedad u orfanadad, etc.
  3. ¿Son suficientes esos ingresos? Si no lo son la respuesta a la pregunta es clara: tú y tu familia necesitáis un seguro de vida. En caso de que sí lo sean, puede dormir tranquilo, porque el equilibrio se mantendrá.

La prima se calculará midiendo la probabilidad que tiene la persona asegurada de fallecer o de sobrevivir a una determinada edad. Esto se calcula teniendo en cuenta una serie de datos estadísticos. Por tanto, cuando mayor sea la probabilidad de fallecimiento, mayor será el precio del seguro. Es posible que algunas aseguradoras pidan evaluaciones adicionales como exámenes médicos o cuestionarios específicos.

Preguntas frecuentes sobre el seguro de salud

Entre muchas de las ventajas del seguro de salud encontramos:

Poder elegir el especialista o el hospital al que acudir entre una amplia gama de posibilidades.

Te ayudamos a personalizar tu seguro contratando coberturas y módulos adicionales que te den acceso a servicios complementarios que se adapten a tu caso. Como por ejemplo garantías extra hospitalarias en otros países o precios especiales en tratamientos específicos.

Las pólizas más completas, te permiten consultar especialistas las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Se puede personalizar el seguro con acceso a servicios a precios reducidos como la corrección de la vista mediante técnicas láser, tratamientos para paliar la obesidad u pruebas pediátricas, como el cribado neonatal.

Más que el cuándo, es el dónde el que determina la obligatoriedad de la contratación. Existen una serie de países que ponen como requisito imprescindible para ingresar en sus fronteras contar con un seguro de viaje. De esta manera se aseguran que el visitante no va a suponer una carga económica para el país, y que cuentan con protección en caso de accidente, enfermedad o defunción.

Hay que tener en cuenta que antes de contratar un seguro de viaje es imprescindible asegurarse que tiene validez en el territorio que vamos a visitar y que cubre como mínimo los días de estancia en dicho país.

Ecuador: cobertura médica y la repatriación.
Cuba: cobertura de médica, repatriación y asistencia 24 horas.
Rusia y Bielorrusia: cobertura médica y la repatriación.
Argelia y/o Riberas del Mediterráneo.

El seguro dental se hace cargo de servicios como consultas, extracciones, curas de urgencia, limpieza de boca, revisiones, radiología intrabucal o fluoraciones entre otras. Además, existe la posibilidad de acceder a otros servicios como: endodoncias, empastes, braquets, blanqueamientos, férulas de descarga entre otras; con descuentos de hasta el 40%.

Preguntas frecuentes sobre el seguro de viaje

En la mayor parte de los casos, contratar un seguro de viaje que nos proteja suele ser una decisión personal del viajero. De hecho, la contratación de un Seguro de Viaje es una de las asignaturas pendientes que tenemos la mayoría de los turistas.

Tan importante es saber si tenemos en orden los billetes del avión o la reserva del alojamiento como tener un seguro de viaje que nos proteja y nos de tranquilidad ante cualquier imprevisto. Existen, no obstante, algunos casos excepcionales en los que las leyes obligan a contar con un seguro de viaje obligatorio dependiendo de situaciones o actividades concretas. Son aquellos casos en los que resulta imprescindible que, si se producen accidentes, existan coberturas sobre todo a nivel sanitario y económico.

Más que el cuándo, es el dónde el que determina la obligatoriedad de la contratación. Existen una serie de países que ponen como requisito imprescindible para ingresar en sus fronteras contar con un seguro de viaje. De esta manera se aseguran que el visitante no va a suponer una carga económica para el país, y que cuentan con protección en caso de accidente, enfermedad o defunción.

Hay que tener en cuenta que antes de contratar un seguro de viaje es imprescindible asegurarse que tiene validez en el territorio que vamos a visitar y que cubre como mínimo los días de estancia en dicho país.

Ecuador: cobertura médica y la repatriación.
Cuba: cobertura de médica, repatriación y asistencia 24 horas.
Rusia y Bielorrusia: cobertura médica y la repatriación.
Argelia y/o Riberas del Mediterráneo.

El área Schenger comprende a 26 países: Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Holanda, Hungría, Islandia, Italia, Letonia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Malta, Noruega, Polonia, Portugal, República Checa, República Eslovaca, Suecia y Suiza. Este espacio tiene una serie de exigencias del seguro obligatorio que van un poco más allá de los seguros convencionales y pueden incluir como obligatorias coberturas de asistencia legal y pago de fianzas. Lo ideal en estos casos es acotar el seguro dependiendo de la zona que vayas a visitar. Ponce y Mugar ofrece un seguro de viaje receptivo Schengen que cubre asistencia médica por accidente o enfermedad de hasta 30.000€, repatriación y se asegura de que el seguro cumple con todas las especificaciones dependiendo de los países que se vayan a visitar.

Preguntas frecuentes sobre el seguro de hogar

Un seguro de hogar es aquel que protege económicamente una vivienda, por parte de sus propietarios y/o inquilinos, frente a los riesgos que puedan acaecer.

A la hora de contratar un seguro es necesario diferenciar entre:

  • Continente: Es la estructura del inmueble, de la que forman parte el techo, el suelo, las paredes y todos los elementos estructurales. El valor del continente declarado en el seguro debería corresponder al valor de reconstrucción del inmueble. El valor del suelo no se incluye en el valor del continente.
  • Contenido: Son todos los accesorios que hay dentro de la vivienda, como muebles y enseres personales. El valor del contenido lo determinada cada asegurado y determinará el coste máximo que asumirá la aseguradora en caso de siniestro.
  • Prima: Es el precio anual que se paga por el seguro de hogar contratado, y varía en función del valor del continente y del valor del contenido asegurado y de los riesgos y servicios contratados.

Aunque es muy frecuente su contratación, en España no es obligatorio contar con un seguro de hogar, exceptuando los casos en los que la casa está hipotecada. Debe estar cubierto el continente (la casa).

Contenido: Lo recomendable es recorrer habitación por habitación apuntando todo lo que se tendría que reponer en caso de robo, inundación, incendio u otras incidencias. Por lo general, un piso completamente amueblado puede tener un contenido con un valor del 30% de continente. Es decir, si nuestra casa tuviese un valor de 200.000€, el contenido podría llegar a valer 60.000€. Este cálculo sería válido sin incluir objetos con un valor especial como obras de arte o determinadas joyas.

Continente:En caso de incendio, inundación o un siniestro grave ¿Cómo podría saber el valor de mi vivienda? Podríamos empezar por multiplicar los metros cuadrados por el coste de construcción. Dependiendo de la zona y el tipo de vivienda, el coste puede variar. No es lo mismo un chalet de lujo que un piso de gama baja.

La nueva ley hipotecaria prohíbe expresamente las ventas vinculadas de productos financieros, entre los que hay que destacar los seguros. La Unión Europea ha terminado con la obligación de aceptar una serie de productos financieros como condición para obtener la hipoteca. A partir de ahora, las entidades financieras deberán presentar a sus clientes ofertas alternativas -con y sin productos asociados- es decir, podrán proponer ventas combinadas. En el caso de los seguros, el consumidor podrá contratar la póliza por su cuenta, cumpliendo los requisitos establecidos por la entidad, y presentarla al banco. Los productos que se asociaban anteriormente con más asiduidad eran el seguro del hogar o planes de pensiones.

El Proyecto de Ley indica expresamente la prohibición de que las entidades financieras puedan cobrar gastos suplementarios ligados al análisis comparativo que realicen para examinar las pólizas alternativas que le presente el prestatario.

Cerrar menú
Te atendemos de lunes a jueves de 8:30 a 18:00 y viernes de 8:30 a a 14:30
Enviar
×