¿Cambiar de seguro cada año ahorra dinero?
Usted está aquí: Inicio \ Correduría de seguros \ ¿Cambiar de seguro cada año ahorra dinero?
La correduría de seguros de Madrid, Ponce y Mugar, te asesora para ahorrar en tu seguro
23 noviembre 2017 - 17:07, por , en Correduría de seguros, Ponce y Mugar, seguros, sin comentarios

El auge de los comparadores de seguros ha distorsionado la visión que algunos consumidores tienen de estos productos, viéndolos como una mera obligación legal e intentando buscar la versión más básica y económica del mismo. Cada vez son más los usuarios que buscan el seguro más barato cambiando con más frecuencia para ahorrar al máximo en la contratación. Según fuentes del sector, el porcentaje de usuarios que cambian de producto cada año ha subido un 3% con respecto a años posteriores, ascendiendo un 21% de los propietarios.

¿Es real el ahorro?

Ese ahorro puede ser engañoso en muchos aspectos, ya que las coberturas se reducen y el coste puede ser mayor al afrontar coberturas no contempladas o indemnizaciones insuficientes.

Nuevos proveedores

Este entorno cambiante y la digitalización del sector ha facilitado la aparición de las aseguradoras directas, más conocidas como aseguradoras low-cost. La reducción de costes fijos por la venta directa a través de Internet, hace que sus precios sean más bajos, siendo este es su mayor reclamo. No obstante, la principal queja reflejada por los usuarios de este tipo de proveedores es la baja calidad de servicios y atención al cliente.

Según la Correduría de Seguros Ponce y Mugar, cuando un cliente entra por la puerta viene buscando un trato cercano y diferencial. Las recomendaciones por parte de familiares y amigos son clave para saber las ventajas que ofrece una correduría frente a la contratación directa a través de Internet.

¿Cómo se ahorra realmente?

El principal método de ahorro debe estar en el conocimiento del tipo de seguro que se necesita y en la oferta del mercado. Se trata de estar bien cubiertos en las necesidades más importantes y personalizar al máximo el producto teniendo en cuenta factores como la extensión de coberturas o sumas aseguradas adecuadas.

Otro de los grandes consejos a tener en cuenta es revisar las pólizas. Según fuentes del sector la media de permanencia es de 5 años pero lo cierto y aconsejable es hacer una revisión anual. Ajustar el producto a las necesidades reales y no a previsiones estimadas ya que a medida que avanza tu vida tu perfil y hábitos cambian, tu seguro se debe adaptar. Estos son algunos de los cambios que pueden tener un impacto en sus necesidades de seguro:

  • Cambio en estado civil.
  • El nacimiento o adopción de un hijo o nieto.
  • Variación del estado de salud.
  • La toma de la responsabilidad financiera de un familiar.
  • Nuevas propiedades.
  • Refinanciamiento de su hogar.
  • Herencias.

Por ejemplo, es posible que ahora seas padre de familia y te preocupe más el tener una cobertura en el seguro de coche que pueda proteger a tus pasajeros y no sólo una cobertura de responsabilidad civil.

Es importante evitar lo máximo posible el solapamiento de coberturas entre seguros, por ejemplo, entre el seguro de hogar y el de la comunidad de propietarios (ej.: desperfectos que afecten anto a la propiedad como a las zonas comunes) o entre el seguro de hogar y el de responsabilidad civil (ej.: robo, pérdida de maletas, etc.). La contratación sin contar con el asesoramiento profesional puede suponer falta de cobertura o de doble cobertura sin que ello implique duplicar la indemnización. El asesoramiento nos puede ahorrar dinero y ayudarnos a evitar el desacuerdo entre las compañías en cuanto a la cobertura de un siniestro y evitar así también que una “pase el problema” a la otra y viceversa. Elegir la misma compañía en esos casos puede incluso suponer un descuento en alguno de los dos seguros.

Tener varias aseguradoras buscando el precio más barato en cada seguro de forma individual puede ser contraproducente. Es importante el asesoramiento profesional para poder valorar en conjunto los seguros, agrupándolos en una aseguradora para obtener descuentos por volumen.

Intentar no acumular los partes de siniestros o intentar espaciarlos en diferentes años es esencial para que no afecte al precio de renovación.

No es una buena idea proporcionar datos erróneos con el fin de ahorrar a la hora de contratar, ya que de tener un siniestro se perderá ese ahorro inicial y de esto depende que realmente se pueda hacer válida la compensación o servicios de tu contrato.

Uno de los grandes ganchos para la contratación es la financiación, que hay que tener en cuenta para que puede suponer un recargo excesivo por los gastos administrativos y financieros reduciendo el ahorro del precio inicial.

Si necesitas asesoramiento sobre cómo ahorrar en la contratación de seguros, no dudes en contactar con la Correduría Ponce y Mugar. Esaremos encantados de asesorarte sin compromiso y ofrecerte los seguros personalizados más adecuados para ti.

Sobre el autor

En el blog de la Correduría de Seguros Ponce y Mugar podrás encontrar las últimas noticias y los mejores consejos sobre seguros.